Quién dijo qué las mujeres no podemos ser Ingenieras.

ingeniera automotriz

A veces muchas personas se sorprenden al escuchar que una joven decide estudiar una Ingeniería en vez de una Licenciatura y bueno, la sorpresa es mayor cuando les decimos que será Ingeniería Automotriz porque aún siguen imperando esos constructos sociales llamados géneros donde la mujer viste de rosa y es delicada, mientras el hombre viste de azul y debe ser muy rudo, pero eso ya es absoluto y a nosotras también se nos debe dar la oportunidad de desarrollarnos en lo que realmente queremos para no crecer frustradas y sin expectativas en la vida.

Por ello, yo decidí estudiar dicha ingeniería desde el día que a mi mamá y a mí se nos detuvo el carro a plena carretera y las dos sin saber qué hacer, lo único que se nos ocurrió fue llamar a un mecánico para que fuera a revisarlo y en cuestión de minutos nos dijera que solo tenía problemas en la valvula iac, digo, no es algo que pudiéramos arreglar en el momento aun sabiéndolo, pero mínimo podríamos tener una idea más clara de qué hacer.

Tras ese suceso fue tanta mi frustración que decidí buscar yo misma la pieza, ese día era domingo y no se pudo conseguir entonces una grúa fue por nosotras; al llegar a casa investigué más sobre el tema y decidí adquirirla en Tomco, ya que, en su página web existen video tutoriales y me fue fácil entender qué sucedía, desde ahí mi sueño fue ser una de las mejores Ingenierías Automotriz primero en la CDMX y después de todo México.

Actualmente, las empresas tienden a ser más incluyentes y más equitativas, por ello, las mujeres tenemos casi (digo casi, porque aún no son iguales), las mismas oportunidades que un hombre dentro de cualquier organización, tanto en poder ejercer cualquier puesto ya sea operativo o administrativo como en ascender de puesto o una remuneración igual o superior que un varón.

Así que, amigas, no desistan nunca en lograr sus sueños, estudiar y ejercer lo que realmente las hará felices, porque solo así vivirán una vida plena y sin complejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *