No entré a la Universidad, ¿ahora qué sigue?

academia de danza condesa

 

Una de las peores cosas que puedes hacer tras recibir la desafortunada noticia de que no fuiste aceptado (a) en la Universidad donde deseas estudiar es deprimirte, tirarte en la cama a llorar y bloquearte, pues siempre habrán alternativas que nos ayudarán a mejorar nuestro presente recuerda, lo peor es no hacer nada.

Una de las opciones que a mí me funcionó fue encender al día siguiente mi Laptop e ingresar en el buscador academia de danza condesa (pues en esta zona es donde vivo); yo no ingresé a la facultad de medicina, pero tampoco me la iba a pasar llorando, una de las cosas que más amo en el mundo es bailar, así que durante todo este año la mejor opción será bailar, bailar y bailar antes de iniciar un mínimo 6 años de arduos estudios que a duras penas me permitirán comer, dormir e ir al baño, por eso siempre debemos de ver lo positivo de las cosas y aprovechemos el tiempo al máximo.

Sé que no a todos les funcionará o desean asistir a una academia de danza y aprender cualquier tipo de baile, sin embargo, existen más opciones como lo son los deportes, la pintura, la literatura, las artes plásticas, los idiomas, etc., todas y cada una de las diferentes opciones, por ello no pueden ni siquiera poner pretextos, porque si no quieren ni siquiera salir de casa hasta con Open English pueden aprovechar el tiempo, mantener su mente ocupada y hasta aprender un idioma que por supuesto les ayudará.

A continuación, te compartiré algunos otros consejos que te ayudarán a analizar la situación que estás pasando de forma holística, con ello, tendrás una visión más amplia para comprender que aún hay mucho por hacer.

  1. Conversa con alguien sobre tu futuro: Es lo mejor que puedes hacer, conversa con alguien que realmente sea tu amigo y desee lo mejor para ti (¿están tus padres en esa lista?). Trata de que esta conversación sea lo más entusiasta posible y que convierta esta adversidad en un nuevo reto.

 

  1. Reevalúa tus opciones: Una manera de reponerte del mal rato es reevaluar las posibilidades de postular a la misma carrera o evaluar otras opciones de estudio de acuerdo a tu vocación.

 

 

  1. Entiende y convéncete de esto: Un examen de ingreso no necesariamente mide la capacidad de inteligencia o preparación, ya que intervienen otras variables que ponen en riesgo tu ingreso como son:

 

  • Los nervios.
  • La angustia.
  • La capacidad de relajación.
  • El nivel de conocimiento.
  • La cantidad de postulantes.

 

  1. Prepárate mucho más: reconoce los detalles en que podrías mejorar para el próximo examen de ingreso en que participarás. Daté ánimos, la experiencia ganada te ayudará a tener mayor confianza y seguridad.

 

  1. Y por sobre todo: Reconoce que esto solo es parte del camino de la vida y no el fin de una experiencia. Tú eres mucho más grande que un fracaso.

¡No te desanimes, tú puedes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *