Forma correcta de hacer cambios perdurables en las personas.

cascadas artificiales jardineria artistica

Al parecer en muy pocas escuelas lo realmente importante para ellos no es hacerte sufrir o castigarte por algún error que cometas a lo largo de tu trayectoria académica durante la preparatoria, sino hacerte reflexionar sobre que las decisiones tomadas siempre tendrán consecuencias buenas o malas y solo nosotros somos responsable de ellas, de esta forma el crecimiento personal es realmente importante y duradero.

Me refiero a que, antes de salir de la preparatoria yo tuve que hacer “trabajo extra clase”, pero no crean que fueron investigaciones o algo por el estilo, sino actividades en campo, tanto así que me toco darle mantenimiento a las cascadas artificiales que la escuela tenía, pues era eso o no aprobar la materia de ciencias, porque no la reprobé por calificación sino por faltas y retardos, el profesor me dio esa opción porque conoce la capacidad que tengo y los conocimientos que adquirí a lo largo del semestre.

Por lo anterior, fui a aprender algunas cosas a la empresa de mi tío, se llama Jardinería Artística, él ya tiene muchos años en el negocio, un día me dijo que fuera con él y aprendiera un poco, en esa ocasión lo ignoré y nunca le hice caso, ahora fui con el síndrome del perro arrepentido, es decir con la cola entre las patas a pedir ayuda, lo bueno es que no se negó, así puede solucionar una de las actividades que se me encargaron.

El principio me sentí un poco molesto porque yo ya quería salir de la preparatoria, en lo personal esta no fue una de mis etapas favoritas, pues  soy un poco introvertido y la mayoría de mis compañeros se la pasaban en la fiesta y molestando a todos por cualquier cosa, por mi parte prefiero estar metido en mi IPhone viendo cosas en redes sociales, entonces lo único que quería era terminar esta etapa y seguir con la Universidad, pues ahí la mayoría ya tiene algo más definido y en la Licenciatura que estudiaré sé que habrán más personas con una personalidad parecida a la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *