Explorando nuestra sexualidad.

sex shop vallejo

Una de mis clases favoritas entes de salir de la preparatoria, bueno, no fue una clase como tal sino un tipo curso-taller que nos implementaron tres meses antes de que terminara el sexto semestre fue uno de sexualidad donde nos llevaron a una sex shop vallejo, bueno, primero tuvimos varias sesiones en el aula para luego una “práctica de campo” por así decirlo, no sean mal pensados, ahí comprendí, conocí y acepté muchas cosas que antes para mí eran un tabú y me daba mucha pena platicar de ello o preguntar, porque tontamente creía que me tacharía de una cualquiera, entonces solo me callaba y me quedaba con la duda.

El día que asistimos a la visita guiada (por llamarle de forma polite), fuimos a Mi Punto G, una sex shop, ahí una sexólogo platicó con nosotros y nos explicó muchas cosas que la gran mayoría ignorábamos o que sabíamos pero tal vez eran mitos y no una realidad.

Aprendimos muchas cosas, entre las que destacan como colocar un condón, que por cierto eran de la marca Trojan, recuerdo muy bien jejeje, cómo utilizar de manera adecuada y con responsabilidad juguetes sexuales, zonas erógenas del cuerpo masculino y femenino, tipos y diferentes usos de los lubricantes, información de ETS, información más amplia y especializada de VIH/SIDA, preguntas que se deben de realizar directamente a la pareja antes de iniciar una vida sexual activa con él o ella, entre muchas cosas más.

Estoy muy agradecida con la Directora del plantes donde estudié, porque ella fue quien impulsó ese taller tras una gran taza de embarazos en compañeras, entre la cuales, la mayoría cursaba el segundo o cuarto semestre, muchas de ellas tuvieron que dejar de estudiar porque sus padres no las apoyaron y algunas otras porque los papás las obligaron a casarse con sus novios, eso para mí fue realmente triste porque una de ellas era mi mejor amiga.

Así que ya saben chavos y chavas, primero debemos informarnos para tomar decisiones maduras y que no afecten tanto nuestro presente como nuestro futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *