¿De dónde viene el mariachi?

a_3_0

Te guste o no te guste el género, tienes que aceptar el mariachi es un orgullo patrio. Más allá de que la Unesco ya haya proclamado “Patrimonio cultural inmaterial de la humanidad”, el mariachi se encuentra en una profunda relación con nuestra cultura. En Garibaldi, podemos encontrar la mayor concentración de Mariachis DF; sin embargo, lo que muchos no saben es que la mayoría pertenecen a la corriente del mariachi moderno.

¡¿CÓMO?! Así es, hay dos corrientes principales de mariachi; el tradicional y el moderno. Sin embargo, te contaré un poco de sus orígenes.

Hay una frase muy popular que dicta “de Coahuila es el mariachi”; sin embargo, el dicho es falso. Los mariachis tienen su origen en la Nueva España por ahí del siglo XVI, en el que en distintas regiones de la república varios músicos se agrupaban para tocar en vivo (Bueno, en esos tiempos no había música grabada). Del mariachi tradicional se deriva el mariachi moderno ¿Cuál es la diferencia?

El mariachi tradicional viste de una manera campesina y utiliza sombreros de paja; sin embargo, lo que más destaca de sus agrupaciones es la falta de trompetas. El mariachi moderno, derivado del tradicional, incluye dentro de sus instrumentos el uso de trompetas; además, la gran mayoría de estas agrupaciones viste con un traje de charro.

Ambos tipos de mariachi utilizan distintos instrumentos de cuerda, y dependiendo de la región, podemos encontrar inclusiones extrañas como: tamboras, acordeones y flautas.

En la capital reina el mariachi moderno. Agrupaciones tan geniales se pueden ver en Mariachis Económicos DF han preservado la música tradicional mexicana. Artistas como Pepe Aguilar, se atreven a ofrecer nuevas propuestas musicales y agregan a sus filas guitarras eléctricas Fender.

Quizá en el futuro veamos a personas que mezclen el mariachi con otros géneros. Algo parecido a lo que hizo Nortec, que juntó a la música electrónica con los acordeones y la tambora de la música electrónica.

¿Te interesó esta información? Te agradecería infinitamente que compartieras esto en tus redes sociales. ¡Hasta otra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *