masajes-relajantes-df

Sin categoría

¿Cómo sobrevivir a tu primer empleo?

13 Sep , 2017  

Hola a todos los que están visitando mi blog. A los viejos acompañantes que han seguido mi trayectoria, y a los nuevos que apenas están conociéndome. Les aseguro que no se sentirán defraudados, y cada recomendación que aquí se hace sirve para algo o para alguien. ¡Así que comencemos!

Estaba platicando con una amiga, ambas somos recién egresadas y logramos conseguir nuestro primer empleo. Sin embargo, ninguna de las dos estábamos felices —al contrario— no podíamos encontrarnos más pérdidas. Jamás en la vida había ansiado con tanta fuerza los masajes relajantes df, puesto que mi espalda estaba hecha un desastre, la tensión la expiraba por cada poro de mi cuerpo, y no sabía cómo enfrentar sensaciones que jamás en la vida había conocido.

Todo mundo te dice que es difícil encontrar trabajo, pero jamás creí que tanto. Asimismo, jamás creímos que a tan temprana edad comenzaríamos a renunciar a nuestros sueños, ya que ni ella entró a la productora de la que habló durante toda la carrera, ni yo a una editorial cultural. Estábamos en vídeos y notas promocionales, con sueldos que no eran propios para haber gastado tanto ni para recompensar tantos años de estudio. ¡No era justo! La verdad es que se estaba convirtiendo el día a día en un sinfín de frustración, cada día íbamos al trabajo con más tedio, con más cansancio en los huesos, ¡y apenas teníamos 23 años!

ayari-yoga

Para mí fue aún más duro, ya que en la preparatoria fui una alumna muy mala, pero siempre supe que mi momento no había llegado, que un número no reflejaba mi inteligencia. Cuando llegué a la universidad, se comprobó lo que tanto tiempo recé, al fin fui considerada como la intelectual que era, todos acudían a mí para sus dudas, me esforcé en hacer trabajo extracurricular, llegué a tener ciertas ínfulas de grandeza al creer que el futuro que me esperaba era brillante, porque me lo merecía. No obstante, todos comenzaron a ganar mucho más que yo —de hecho— era la que menos estaba ganando de mis compañeros, e inevitablemente estas comparaciones herían mi autoestima, mi orgullo, todo.

Lo único bueno era que me gustaba el ambiente laboral, pero odiaba lo que hacía, hasta le estaba quitando el encanto a escribir. Mi espalda no aguantaba por las largas horas sentada, y aún no encuentro la solución, pero también estoy empezando a relajarme. Fui a Ayari Yoga a consentirme, me tomé una tarde libre solo para mí, me compré el sobrevalorado Starbucks mientras me quedaba sola leyendo, y llegué a la conclusión que soy joven. No es la más inteligente, ni la mejor, pero no puedo comenzar a perder la esperanza, mi camino tal vez no comenzó como yo esperaba; sin embargo, eso no quiere decir que ya esté premeditado. Llevo unos cuantos meses en el mundo del trabajo, apenas estoy comenzando, no puedo confirmar la teoría de mi generación, cómo todos somos muy impacientes. Así que estoy movilizando, estoy abriendo mis propios blogs, estoy esforzándome nuevamente, porque otra vez sé que la paz llegará a mi vida.

Deja un comentario en la parte inferior de la página si te pareció interesante esta información y te responderé enseguida. Por favor, comparte con todos tus amigos en tus redes sociales si crees que a ellos les puede interesar o servir. Muchísimas gracias por leerme, y no olvides estar al pendiente de la información que estaré trayendo para ti. ¡Hasta la próxima!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com